miércoles, 13 de febrero de 2013

Redes sociales contra el reclutamiento forzado

Este fenómeno mantiene en alerta a Villavicencio y siete municipios más del Meta.

En la vereda Cafetales, en la parte alta de Lejanías, tropas de la Séptima Brigada del Ejército recuperaron a tres menores entre 15 y 17 años que habían sido reclutados por el frente 26 de las Farc.
Los tres muchachos vivían en Villavicencio cuando la guerrilla los sometió a reclutamiento forzado. Dos de ellos estaban visitando a un familiar en una finca de Acacías, el otro cayó en las garras de los reclutadores en Ciudad Porfía, de Villavicencio.

El caso de los menores -conocido a finales de enero-, es uno de los cientos de reclutamiento que ocurren en el país y que ayer fueron objeto de rechazo internacional con la campaña 'Soñar es un Derecho'.

Uno de los objetivos de la campaña es vincular al mayor número posible de personas a una red de protección contra el reclutamiento a través de redes sociales. Sin embargo, la estrategia del plan, del que hacen parte organismos nacionales y mundiales (vea Organismos de la...) busca que los miembros de la red de protección contra el reclutamiento estén atentos a señales de alerta.

Las autoridades saben, por ejemplo, que los grupos armados ilegales emplean maniobras de 'seducción' con los menores, como el ofrecimiento de dineros u objetos de valor.

En Villavicencio, los organismos de seguridad y el ICBF tienen información sobre amenazas de reclutamiento en Ciudad Porfía.

En el Meta, esa alerta la ha manifestado la Defensoría del Pueblo sobre poblaciones como Lejanías, Granada, San Martín, La Macarena, Uribe, Mesetas y El Castillo.

Los tres menores rescatados en Lejanías fueron entregados al ICBF, que los llevó a un hogar sustituto mientras en Bogotá hay cupos para ingresarlos a programas especiales para los menores desvinculados.

Organizaciones de la campaña contra el reclutamiento

De la campaña contra el reclutamiento de menores hacen parte entidades estatales como la Vicepresidencia de la República, los ministerios de Educación y Cultura, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR) y la Defensoría del Pueblo.

Además, las fundaciones Mi Sangre -de Juanes- y Antonio Restrepo Barco y el Consejo Noruego de Refugiados. También, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), el Banco Mundial, Unicef y la Organización para las Migraciones (OIM).

REDACCIÓN LLANO 7 DÍAS