sábado, 23 de agosto de 2014

Cartografiando Nuestra Ciudad

Y empezó la tarea, comentaba uno de los jóvenes de la plataforma, otro decía "ahora si iniciamos el camello" y por último, se escuchaba decir por ahí “pobre Didier, esta semana le va a tocar muy duro”; con estas palabras y con muchas expectativas, dio inicio en esta semana de la juventud la actividad de cartografía social juvenil, que al son de los tambores y trompeta de la barra Los del Sur Villao decidí describir un poco lo que sucedía aquí.

Siendo las casi dos de la tarde fuimos llegando en bandada. Cuatro carros con sillas, mesas, sonido y una gran expectativa de lo que sería el evento de inicio de la Cartografía Social Juvenil. Estábamos allí en  el coliseo del barrio Comuneros, barrio perteneciente a la comuna siete de Villavicencio, acomodando todo mientras que al son de la música una vez instalada, uno a uno fueron llegando niños y niñas a ver que sucedía.

La gente, los vecinos del sector se asomaron a las ventanas, algunos arriesgados preguntaron y otros ya citados antes, empezaron a arrimar, como cuando las hormigas se empiezan a llegar cuando hay un grano de azúcar en el suelo.

Al pasar una hora, con mucha expectativa y tratando de mantener el orden, Anderson se apropio del micrófono y como un maestro de ceremonia coordino y organizo la vaina, pues niños corriendo, gritando, gente con caras de interrogación y algunos nerviosos se miraban por las graderías de este coliseo.

Después de dar la explicación e introducción, le cedió el micrófono a la chiquita que nunca necesita utilizar uno, pero que hoy lo tomo con una fuerza que al oír su voz despertó a más de un distraído, saludando a todos y todas, y dando las explicaciones para organizar los grupos de trabajo.

Uno a uno se fueron acercando, los sabios, personas adultas y mayores para que nos contaran como era su comuna, su barrio cuando aún no existíamos, sin embargo entre ellos solo se escuchaba “Como será esta vaina, a que vine” mientras se desplazaban muy tímidamente y lentamente a la mesa de trabajo.

Luego al nombrar el grupo de presente, que era trabajado por los jóvenes, nadie llego, temerosos estos jóvenes se quedaron en las graderías, solo se miraban unos a otros y susurraban entre ellos, esperando quien era el valiente en dar el primer paso y acercarse a la mitad de la cancha donde estaba el mapa.

Al nombrar al grupo tres, el futuro, representado por nuestra niñez, se abalanzo una horda de niños alrededor del mapa, que inquietos, ansiosos y sin temor tomaron asiento en el suelo haciendo toda clase de preguntas.

Anderson, tomo la palabra, hizo una segunda invitación a los jóvenes, los cuales temerosos y con un poco de vergüenza empezaron a acercarse uno a uno, hasta que al final estaba rodeado de jóvenes con caras de pregunta y sin saber que vienen a hacer.

Expectativos, uno a uno y con un poco de temor, se enumeraron de uno hasta seis para formar los grupos por cada uno de los derechos a trabajar. Mientras se realizaba esto, los integrantes de la mesa del pasado, casi silenciosos, en comparación al ruido que se generaba en el lugar, trabajan aportando sus conocimientos. 

La actividad transcurrió en relativa calma mientras que era acompañada por el sonido de los tambores y trompeta de la barra Los del Sur Villao y las melodías de las decenas de voces entre niños, niñas, jóvenes y adultos que se encontraban aquí.

Observando al grupo del futuro, me doy cuenta que efectivamente la población infantil tiene que ser la que más atención le preste el estado, pues además de ser el futuro, también por su inocencia y muchas otras características, deben estar garantizados todos sus derechos, pero que desafortunadamente hoy en día en muchos sectores y barrios de nuestra ciudad, no lo están, pues así como en esta actividad, tiene el mayor número de facilitadores en comparación de los otros dos grupos, en la realidad debería ser igual.

La actividad continuo y lo único que cambio en el panorama, fueron los rallos del sol acariciando la espalda de algunos jóvenes, mientras pasaba la tarde, se ven niños corriendo, algunos dibujando, orientados por los compañeros de la plataforma y niñas de la barra; chaquetas y buzos verdes se resaltan en el panorama, pero en especial, una camisa de color zapote con la palabra postobon en la espalda, que pasea en el coliseo recogiendo la basura en una bolsa.

Al cabo de un rato y gracias a los rallos del sol, que cada vez cubría el coliseo, nos desplazamos a uno de sus lados para dar inicio a la socialización dentro del grupo. De esta forma, un joven de cada grupo de los derechos tomo la vocería, algunos tímidos, otros forzados por sus compañeros y uno que otro valiente, empezaron a darnos su punto de vista del barrio y comuna, describiendo los lugares de riesgo, protección y tolerancia.

Risas iban y venían, algunas palabras jocosas y chistes mal intencionados entre ellos y ellas, pero con mucho respeto se escucharon, compartieron y se conocieron, pues a pesar de convivir en el mismo contexto, o hasta en el mismo colegio, algunos nunca se habían encontrado.

La actividad finalizo a las seis de la tarde, recogiendo el desorden, rifando tres balones y compartiendo el refrigerio, la gente se fue retirando del polideportivo. Nosotros, agotados pero felices por la labor cumplida, tenemos la convicción de que gracias a la voz de estos jóvenes, algunos escolarizados, otros no, muchos con problemas familiares; esta actividad que hoy iniciamos y que la finalizaremos el próximo viernes, creemos, nos servirá para generar un trabajo basado en la realidad juvenil, en la vivencia diaria de estas comunidades, lo cual nos permitirá comprender mejor el territorio en el que vivimos y a ellos poder mirarse y tener un auto retrato de que es lo que tienen en su barrio y como poder ayudar a generar el cambio que cada uno y cada una queremos.

Por: Andrés Liz Motta


1 comentarios:

Andres Cote dijo...

Que buena observación.